sábado, 31 de diciembre de 2011

Oración por la noche de fin de año





En estos últimos momentos del año que hoy termina,
heme aquí, Señor, en el silencio y en recogimiento
para decirte GRACIAS,
para solicitarte: AYUDA,
para implorarte: PERDÓN.

GRACIAS,
Señor por la paz, por la alegría,
por la unión que los hombres, mis hermanos, me han brindado,
por esos ojos que con ternura y comprensión me miraron.
Por esa mano oportuna que me levanté,
por esos labios cuyas palabras y sonrisa me alentaron,
por esos oídos que me escucharon,
por ese corazón que amistad, cariño y amor me dieron.
Gracias, Señor por el éxito que me estimuló,
por la salud que me sostuvo,
por la comodidad y diversión que me descansaron.
Gracias, señor... me cuesta decírtelo...
por la enfermedad, por el fracaso, por la desilusión,
por el insulto, por el engaño, por la injusticia,
por la soledad, por el fallecimiento del ser querido.
Tu lo sabes, Señor, cuán difícil fue aceptarlo;
quizá estuve al punto de la desesperación,
pero ahora me doy cuenta
que todo esto me acercó más a Ti.
¡Tú sabes lo que hiciste!
Gracias, Señor, sobre todo por la fe
que me has dado en Ti y en los hombres.
Por esa fe que se tambaleó
pero que Tú nunca dejaste de fortalecer
cuando tantas veces encorvado bajo el peso del desánimo
me hizo caminar en el sendero de la verdad
a pesar de la obscuridad.

AYUDA
Te he venido también a implorar
para el año que muy pronto va a comenzar.
Lo que el futuro me deparará, lo desconozco Señor.
Vivir en la incertidumbre, en la duda,
no me gusta, me molesta, me hace sufrir.
Pero sé que Tú siempre me ayudarás.
Yo te puedo dar la espalda. Soy libre.
Tú nunca me la darás. Eres fiel.
Yo sé que me tenderás la mano.
Tu sabes que yo no siempre la tomaré.
Por eso, hoy te pido que me ayudes a ayudarte,
que llenes mi vida de esperanza y generosidad.
No abandones la obra de tus manos. Señor.

PERDÓN
No podría retirarme sin pronunciar
esa palabra que tantas veces,
te debí de haber dicho,
pero que por negligencia y orgullo he callado,
perdón, Señor, por mis negligencias,
descuidos y olvidos, por mi orgullo y vanidad,
por mi necedad y capricho,
por mi silencio y mi excesiva locuacidad.
Perdón, Señor, por prejuzgar a mis hermanos,
por mi falta de alegría y entusiasmo,
por mi falta de fe y confianza en Ti,
por mi cobardía y mi temor en mi compromiso.
Perdón, porque me han perdonado
y no he sabido perdonar.
Perdón por mi hipocresía y mi doblez,
por esa apariencia que con tanto esmero cuido
pero que en el fondo no es más que engaño a mi mismo.
Perdón por esos labios que no sonrieron,
por esa palabra que callé,
por esa mano que no tendí,
por esa mirada que desvié,
por esos oídos que no presté,
por esa verdad que omití,
por ese corazón que no amó
... por ese Yo que se prefirió.

Señor, no te he dicho todo.
Llena con tu amor mi silencio y cobardía.
GRACIAS por todos los que no te dan gracias.
AYUDA a todos los que imploran tu ayuda.
PERDÓN por todos los que no imploran perdón.
Me has escuchado... ahora, Señor, te escucho...
Amen.

San José, el santo del silencio





A San José Dios le encomendó la inmensa responsabilidad y privilegio de ser esposo de la Virgen María y custodio de la Sagrada Familia. Es...


VIDEO San José, el santo del silencio

¡FelizAño Nuevo!






Finaliza el año


Señor, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.

Al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.

Te agradezco por todo cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y mis amigos de siempre, los más cercanos a mí y los que están más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero, Señor, hoy también quiero pedirte perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado.

Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho. Perdón por vivir sin entusiasmo.

Por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora no te había presentado.

Por todos mis olvidos, descuidos y silencios.

Pronto iniciaremos un nuevo año y ante el nuevo calendario aún sin estrenar, te presento estos días que sólo Tú sabes si llegaré a vivir.

Hoy te pido por mí y los míos la paz, la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.

Cierra mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre mi ser a todo lo que es bueno, que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y sea capaz de derramarlas a mi paso.

Lléname de bondad y de alegría para que cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de Ti.

"Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad. Amén"

El Es Quien Te Da Nuevas Fuerzas..!





El es quien te da nuevas fuerzas,
El es quien tu vida sustenta,
El pelea por tí, te defiende así, y su poder no tiene fin.

El es quien a te enseña, es el centro de la tierra, solo quiero adorar y me lleno de paz con su nombre pronunciar.

Porque El es la razón de mi fe, el motivo que me hace creer que todo en ti lo podré.

VIDEO Él es - Isabelle Valdez y Tercer Cielo

AMAR NO ES SOLO UN VERBO




No es fácil definir qué es el amor. Sería una labor casi imposible porque es como una sinfonía o como cualquier sentimiento. Muchas personas han sido capaces de apreciar el valor y las repercusiones que tiene en la persona que ama… y en la que no ha amado nunca. Este documento nos aporta materia de reflexión.

..

  • ¿Has vivido la experiencia de ser amado por otra persona?
  • ¿Qué consecuencias tuvo esa experiencia en tu vida?
  • ¿Crees que es lo mismo el amor de unos padres al de otra persona de tu misma o parecida edad?
  • ¿Has vivido la experiencia de estar enamorado de otra persona? ¿Qué te ha supuesto para tu vida?


diapo amar-es-un-verbo.pps

Gracias





En el fin del año debemos elevar un himno de agradecimiento al Señor por las innumerables gracias que nos ha dado.

Debemos mirar al futuro, con esperanza. Quien nos entrega a Cristo, nuestra Esperanza, es la Madre de Dios: María Santísima. Como antes a los pastores y a los magos, sus brazos y aún más su corazón siguen ofreciendo al mundo a Jesús, su Hijo y nuestro Salvador. En Él está toda nuestra esperanza, porque de Él han venido para todo hombre la salvación y la paz.

Feliz Año Nuevo

Diapo feliz_navidad.pps

2012 Podria ser el mejor de tu Vida!



¡Adelante!

Reflexiones

Un hombre llevó una vez a su hija de tres años de edad a un parque de diversiones. Era su primera visita a un lugar así, y ella estaba asombrada de lo que veía y escuchaba, pero más que nada estaba emocionada por las vueltas y zumbidos de los aparatos. Rogó a su papá que la dejara montar en un aparato en particular, aunque era considerado el que más "miedo" infundía a los niños de su edad.

Mientras ella a toda prisa doblaba la esquina en su pequeño carrito, de momento arrugó su rostro y se soltó de las manos dando un grito aterrador. Su padre, quien montaba el carro con ella, luchó para llamar su atención. Con una gran sonrisa, él le gritó por encima del ruido del aparato, "¡Esto es divertido!" Cuando la pequeña vio que él no tenía miedo, comenzó a reírse. La nueva experiencia que al principio era aterradora de momento se volvió agradable. ¡De hecho, ella insistió en montar el mismo aparato tres veces más!

¡Qué consuelo es saber que nuestro Padre celestial no solo nos acompaña en las nuevas vueltas de la vida, sino que el futuro nunca le infunde temor!

Él tiene buenas cosas planeada para nosotros. Cuando miramos al futuro desde nuestra perspectiva, puede que nos asustemos. Pero al hacerlo desde la perspectiva de Dios, es mucho más probable que gritemos: "¡Adelante! ¿No crees que esto será divertido?"
Isaías 43:18-19
No recordéis las cosas anteriores, ni consideréis las cosas del pasado. He aquí, hago algo nuevo. (LBLA)


Agradecido me siento
Videos Cristianos


Agradecido me siento cuando te veo caminar,
Agradecido te miro por el pasillo andar,
Agradecido te digo que vale la pena contemplar
juntos, muy juntos el sol cuando se va ocultar.

Josué 24:15
Y sino os parece bien servir al Señor,
escoged hoy a quién habéis de servir...
pero yo y mi casa, serviremos al Señor.

Feliz Fin de Año 2011, y un buen comienzo 2012!





Hoy estoy aquí con el propósito de desearos un feliz fin de año.
Miro atrás y veo todo lo que hemos conseguido este 2011, en verdad es increíble todos los progresos que hemos tenido juntos. Me alegra tanto ver como avanzáis cada día, como habéis luchado para llegar hasta donde estáis. Mirad atrás, no veáis cada error cometido, ved mejor cada vez que os habéis levantado luchando por ser cada día mejor persona, quiero daros las gracias por todas aquellas veces que os habéis unido en oración o meditación, por todas aquellas veces que habéis dicho YO PUEDO, y habéis demostrado que SI que podéis. No miréis las veces que no habéis podido levantaros, mirad solo los resultados.

Quiero daros gracias por cada pregunta que hacéis, porque así demostráis que hay una luz que quiere despertar dentro de ustedes, gracias por cada vez que entráis en el foro, no importa las veces que hayas entrado, si una, dos o miles, solo GRACIAS: el hecho de entrar ya quiere decir que buscáis la Luz.

Me llena de felicidad ver cada progreso, cada escalón subido en la gran escalera, cada paso que dais. Me emociona ver que al final del día miráis atrás y os preguntáis, ¿he hecho lo mejor que he podido?. Porque sé que lo hacéis, aunque sea lo mas mínimo siempre os interesáis en hacerlo.
Hoy os hablo no como Roberto, sino como Karael! Id al espejo y no veáis al humano, mirad más allá del vehículo que es el cuerpo, no miréis el envoltorio, mirad el alma que hay detrás de todos los huesos y músculos, mirad a los ojos sin parpadear, mirad ese ser de luz que hay, los ojos son el reflejo del alma, adelante! Me encanta verme en el espejo porque cada vez que miro a mis ojos lo veo a él, veo a Dios en mí, veo a Karael. Os hablo desde lo más profundo de mi ser, y os diré un propósito para este año nuevo que comienza, abrid el corazón, no le pongáis barreras, solo así seréis libres…y libres de verdad, la verdadera libertad se encuentra detrás de todos los obstáculos mentales que nos ponemos nosotros, y subrayo nosotros, porque nadie más los puede poner.

Esta noche con las doce campanadas dire un decreto, quiero asi dar lo mejor de mi para empezar el año, y os invito a que lo hagan! Será genial..PIM. Yo Soy AMOR...PIM. Yo Soy LUZ..PIM. Yo Soy La Verdad....asi con las doce, no se estudien lo que vayan a decir, solo digan lo que se os ocurra en ese instante.

Entra un año nuevo, y muy importante, entra un año que jamás vamos a olvidar, un año especial, un año lleno de bendiciones, de milagros, un año de despertar.

Quiero que este nuevo año que comienza nos levantemos cada día por la mañana y digamos: HOY VOY A SER YO MISMO, HOY VOY A DEJAR QUE LA LUZ QUE BRILLA EN MI SALGA A RELUCIR. No dejéis que la mente os maneje, manejadla ustedes, que quieres bailar? Baila en mitad de la calle! Quieres chillar? Hazlo!!!!!!! Nadie más te lo impide, solo tú mismo…
Gracias por cada apoyo y por cada granito sumado a la gran montaña, porque muy pronto veremos la gran bola de luz y amor que hemos ido creando, y sabes qué? Esa bola rodeara la tierra algún día, ya lo hace!
Y sobretodo GRACIAS a Dios, a todos los seres de Luz, a todos los hermanos estelares, a todos los que nos ayudan y protegen diariamente, porque no nos sueltan! Very Happy

Quiero que cuando termineis de leer el mensaje, cerreis los ojos y con una mano en el corazon digais.. GRACIAS . Tu angel te abrazara en ese momento, no lo dudes, pideselo y vive la magia del amor!

Os deseo lo mejor para este año que entra, que sea un año de amor, que sea un año lleno de despertares, que despertemos todos a lo que verdaderamente somos, que tengáis un FELIZ 2012! Que vuestros ángeles guardianes os abracen por mí, y que Dios os llene de bendiciones!!!!

Y no lo olvides, Dios te ama.

Siempre en la Luz


UN PROPOSITO DE AÑO NUEVO



Hoy quisiera sugerirles un propósito para el próximo 2012.

Todos en estas fechas hacemos propósitos y promesas que a veces cumplimos y a veces no. Nuestros propósitos son dejar de fumar, bajarle a la comida, no tomar, comprarnos cierto auto, casa, etc.

Todas estas cosas son buenas, pero creo que en este año y a estas alturas de la ascensión es muy importante que hagamos un propósito realmente importante, como es meditar, entrar dentro y abrirle a Dios la puerta del corazón.

Yo los invito a incluir este propósito en sus deseos, vamos a meditar todos los días 15 minutos en total silencio, centrándonos únicamente en nuestra respiración, o en el latido de nuestro corazón, sin música, sin guía, solo Dios y nosotros.

Los Ángeles, y muchísimos seres de luz se han cansado de decirnos esto "el camino es hacia adentro" que estamos esperando? Quedarnos fuera?.

Soltemos un poco los libros, la computadora, y vayamos adentro, ahí mis amados corazones tenemos el mejor guía que es Dios. Ya lo escuchas?, si no es así, pues toma este propósito de meditar 15 minutos diarios en silencio, y veras que lo escucharas.

Necesitamos seguir sus instrucciones, y solo ahí dentro las dan.

Necesitamos activar tantas cosas en nosotros y solo dentro es donde podemos activarlas.

Necesitamos saber quienes somos, a donde vamos, que sigue?, y solo en el silencio podremos saberlo.

El cambio de dimensión, o salto cuántico se hará en el aquí y ahora, y la verdad la mayoría de nosotros vivimos en el pasado que ya no es o en el futuro que quien sabe si sea.

Por eso, propongámonos al menos 15 minutos de todo el largo día, vivir el aquí y ahora, dedicarle ese tiempo a las miles de energías que nos están llegando y que solo los que estén abiertos para recibir, recibirán.

DIOS ESTA TOCANDO A LA PUERTA DE TU CORAZON, le abrirás? O lo dejaras afuera?

De ti dependerá tu despertar

Siempre en la luz

Oración para un Nuevo Año



Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar un año quiero darte gracias por
todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser.

Te ofrezco cuanto hice en año pasado, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas, los más cercanos a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado.

Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios nuevamente te pido perdón.

Al iniciar un nuevo año detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz.

Cierra mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad.

Amén


Comenzar un año con la fe en Dios y la mirada en el cielo es un buen comienzo. Que cada día de este año sea una nueva experiencia en Cristo.

Tú coronas el año con tus bondades,y tus carretas se desbordan de abundancia. Salmo 65:11

Dije: Enfermedad mía es esta; Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo. Salmo 77:10


VIDEO Oración para un Nuevo Año

Un dvd gratuito informa sobre el alzheimer



Investigación pionera del Centro de Humanización de la Salud

El Centro de Humanización de la Salud (CEHS) de Madrid, España, ha editado un dvd, fruto de una extensa investigación donde se recoge el sentir de casi cuatrocientas personas relacionadas con el alzheimer.

En dvd participan numerosos profesionales del Centro San Camilo de diversas disciplinas, conformando un material audiovisual formativo-divulgativo para cuidadores, familiares y formadores. Está financiado por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), y se está distribuyendo gratuitamente.

Tras el primer proyecto de investigación concedido por el Imserso al CEHS, que finalizó con la edición y difusión de un dvd, Asistencia a la Persona Dependiente, disponible en la página web www.humanizar.es y que recoge los aspectos más técnicos del cuidado de la persona dependiente. En esta ocasión, bajo otro proyecto se ahonda en aspectos más relacionados con el trato al paciente. El departamento de investigación ha recogido el sentir de aproximadamente cuatrocientas personas relacionadas con el mundo del Alzheimer en cursos, postgrados y jornadas del CEHS.

Recopiladas dichas preocupaciones e inquietudes, se entrevistó a un grupo de expertos del Centro San Camilo, de áreas como medicina, psicología, enfermería, terapia ocupacional y fisioterapia, gerontología y atención espiritual.

Con una duración de cincuenta minutos, se divide en tres capítulos según la fase de la enfermedad (inicial, intermedia y avanzada) y se abordan situaciones tan prácticas como: el desarrollo de la enfermedad, sus fases y síntomas; la comunicación con el paciente, la familia y el equipo profesional; el manejo adecuado de los sentimientos del paciente y del cuidador; habilidades relacionadas con el cuidado en la vida diaria con el paciente; cuestiones éticas; recursos y ayudas disponibles para pacientes y familiares.

En cada fase, los profesionales dibujan dichas situaciones, y aportan orientaciones concretas y pautas muy claras a los problemas que puedan surgir en ellas.
El triángulo “paciente-familia-enfermedad” está muy relacionado en todo momento. Además, los consejos de los expertos se alternan con testimonios de un familiar de enfermo de alzheimer que acerca a la enfermedad desde sus propias vivencias.

El dvd ya está editado y ha comenzado su difusión gratuita bajo la financiación del Imserso. Está disponible también en el Canal Humanizador de You Tube, así como en diversas actividades formativas del CEHS.

Hay que teclear en You Tube: apoyo en alzheimer y otras demencias y descargar los enlaces del dvd:
Introducción:http://www.youtube.com/watch?v=pJUOk9HZ6_E&list=UUnF3eG4BKczq2vdElmeZQbg&index=5&feature=plcp.
Fase inicial de alzheimer: http://www.youtube.com/watch?v=p5wrlAOTouc&list=UUnF3eG4BKczq2vdElmeZQbg&index=4&feature=plcp.
Fase intermedia:
http://www.youtube.com/watch?v=XuP_7BCHnVk&list=UUnF3eG4BKczq2vdElmeZQbg&index=3&feature=plcp.
Fase avanzada primera parte:
http://www.youtube.com/watch?v=XdNegNs4Ggc&list=UUnF3eG4BKczq2vdElmeZQbg&index=2&feature=plcp.
Fase avanzada segunda parte:
http://www.youtube.com/watch?v=1iTLkhXHuPs&list=UUnF3eG4BKczq2vdElmeZQbg&index=1&feature=plcp.

Cómo vivir y enseñar paz en la familia


En algunas familias los conflictos entre hermanos, padres e hijos o entre papá y mamá son tan comunes, que se vuelve ya costumbre vivir en un ambiente hostil de gritos
Cómo vivir y enseñar paz en la familia
Cómo vivir y enseñar paz en la familia
En algunas familias los conflictos entre hermanos, padres e hijos o entre papá y mamá son tan comunes, que se vuelve ya costumbre vivir en un ambiente hostil de gritos, regaños y reproches. Estos patrones de conducta se vuelven algo normal en los niños y se repiten en sus relaciones socio afectivas y luego en sus vidas de pareja cuando crecen. Una cosa es tratar de enseñar paz; pero si la paz no se practica en el seno de la familia, la labor educativa queda incompleta. Crear un ambiente familiar sereno permite a los miembros de la familia hablar acerca de las cosas que son más importantes para cada uno de ellos, sin que sean reprochados o “atacados”.

Los investigadores están de acuerdo en que niños sanos y bien adaptados necesitan hogares que reducen situaciones de violencia directa. Para tener una familia pacífica, el grupo familiar tiene que creer y practicar la paz.

Los niños aprenden a ser amables al tener alguien que es amable con ellos. Aprenden a ser pacíficos y no violentos al tener otras personas demostrándoles lo que significa ser pacífico. El hogar es el lugar más importante para ellos. Es dentro del hogar donde los valores más importantes son enseñados.

Pautas para conservar la paz

Reúna al grupo familiar y comprométanse todos a no gritarse ni pelear cuando se presente un conflicto.

Los niños no se confunden cuando entienden y saben lo que es más importante en sus familias. En una cartelera (que quede a la vista de todos), escriba los valores que para su familia son importantes. Haga que todos opinen sobre los valores que para ellos son claves.

Mantenga una comunicación abierta con los miembros de la familia y propicie momentos para el diálogo.

Permita que cada persona exprese su opinión abiertamente y asegúrese de que todos escuchen en lugar de juzgar. Escuchar fomenta hablar, y hablar hace sentir a todos los miembros de la familia que son importantes y valorados.

Se enseña amabilidad siendo amable. Necesitamos ser firmes y amables. Los niños necesitan reglas firmes y una guía acertada, clara y con respeto. No es necesario gritar las reglas.

Respete las relaciones familiares. Esto significa respetar a los niños como personas. Los niños aprenden respeto por observaciones y demostraciones

La noche vieja


¿Qué pasó con aquellos deseos que brotaron en nuestro corazón al terminar de oír las doce campanadas y nos hicieron decir: "¡Ahora sí, este año sí!
La noche vieja
Suenan las campanas en el reloj.

Son las 12. Las 12 de la noche.

Parece que los meses del año que termina, con sus días y sus horas se columpian en cada una de ellas... Doce meses, doce campanadas. El año se va. El año se acaba. Se esfuman los doce meses como en un conjuro de tiempo y eternidad. Los tuvimos en nuestras manos paro ya no volverán.

Fueron instantes nuestros, únicos e irrepetibles, vividos dentro de nuestro libre albedrío, hora tras hora y ahora se van, perdiéndose en la noche última del año. La noche vieja.

El poeta dice:

El indivisible tiempo
lo hemos dividido en años
y así decimos que pasa
cuando nosotros pasamos.


Así es, decimos que el tiempo se va cuando somos nosotros los que nos vamos. Decimos que el tiempo corre, que el tiempo vuela, pero los que corremos, los que volamos sobre el tiempo somos nosotros. El tiempo siempre está, el tiempo ni tiene tiempo, ni es joven ni viejo, nosotros si.

Las 12. Es Noche Vieja. Un año nuevo está por comenzar.

Las 12 horas del 31 de diciembre. ¿Qué hicimos con estos trescientos sesenta y cinco días? ¿Qué dijimos, qué pensamos una noche como esta pero del año pasado? ¡Cuántos planes, cuántas promesas, cuántos propósitos! ¿Somos los mismos de aquella noche de otras muchas noches o sentimos que fuimos limando las aristas de nuestro carácter, rellenando "baches" en los que caíamos una y otra vez, quitando obstáculos, que quizá amábamos pero que nos hacían tropezar en nuestro plan de ser mejores como seres humanos en nuestra plenitud y dignidad? ¿Qué pasó con aquellos deseos vehementes que brotaron en nuestro corazón al terminar de oír las doce campanadas y nos hicieron decir: "¡Ahora sí, este año nuevo sí!

Poco a poco se nos fueron aminorando las fuerzas, el entusiasmo, y llegó esa desgana o indiferencia por las cosas. La bruma de la rutina nos envolvió en sus días grises y nos heló el corazón y el coraje.

O no fue así... y sentimos que sí ha habido un cambio positivo. Que el sol del amor nos arropa y podemos repartir el calor que hay en nuestra alma a los demás. Que estamos en pie de lucha, que las 12 campanadas resuenan en nuestro corazón como el tañer de las campanas de la ermita invitándonos a orar.


Que cada campanada se un:

Perdón y gracias, Dios mío, me estás regalando otro año para crecer en la fe y en el amor a Ti y a los demás. El tiempo pasado está en Tus manos , el que comienza en las mías, pero quiero que Tu me acompañes a vivirlo!.


Y con el año que se va y el nuevo que comienza, en esta Noche Vieja, la más vieja del año, recordamos al poeta que nos dice:

Un año más, no mires con desvelo
la carrera veloz del tiempo alado
que un año más en la virtud pasado
un paso es más que te aproxima al cielo.


Y siguiendo con los versos terminaremos esta pequeña reflexión con uno que una noche como esta me inspiro:

Esta noche es "noche-vieja"
y yo hago un alto en mi camino,
sentada bajo la luna
abro mi alforja y la miro.
¿Qué es lo que tengo en ella?
Oro y plata:-Te lo cambio
por la sonrisa de un niño.

Quiero caminar descalza
por lo prados con rocío
quiero soltar mis amarras
y extender libre mis alas
y sentir mi poderío.

Poderío y libertad
olvidando el claro-oscuro
de ambiciones que esclavizan
tan pesadas como un yugo.

Esta noche es "noche vieja"
tengo el alma transparente,
cuando llegue el año nuevo
que me encuentre en la vereda
como quién vuelve a nacer,
sin sandalias ,sin alforja,
con la piel limpia de luna
las estrellas en mi pelo
y cantando el "aleluya".

Esta noche es noche vieja,
y yo tengo el alma nueva...
¡quién lo pudiera creer!

Y la Palabra se hizo carne


Juan 1, 1-18. Navidad. Dios no sólo es el creador del universo, sino que es Padre, que nos eligió antes de crear el mundo.
Y la Palabra se hizo carne



Lectura del santo Evangelio según san Juan 1, 1-18

En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe. En ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres, y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron. Hubo un hombre, enviado por Dios: se llamaba Juan. Este vino para un testimonio, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por él. No era él la luz, sino quien debía dar testimonio de la luz. La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre; la cual no nació de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios. Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y clama: «Este era del que yo dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo.» Pues de su plenitud hemos recibido todos, y gracia por gracia. Porque la Ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo. A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, él lo ha contado.

Oración introductoria

Jesús mío, cada vez que contemplo tu infinita bondad y misericordia en el misterio de tu encarnación, no puedo más que agradecerte semejante regalo, el más grande que de nadie he recibido. Hazme siempre valorar tu amor por mí y por cada uno de los hombres mis hermanos.

Petición

Señor Jesucristo, que quisiste hacerte carne para mostrarnos los secretos de tu humildad y tu pobreza, concédeme la fuerzas para seguir tu ejemplo en mi vida cotidiana.

Meditación del Papa

Este texto afirma que Dios no sólo es el creador del universo —aspecto común también a otras religiones— sino que es Padre, que "nos eligió antes de crear el mundo (...) predestinándonos a ser sus hijos adoptivos" (Ef 1, 4-5) y que por esto llegó hasta el punto inconcebible de hacerse hombre: "El Verbo se hizo carne y acampó entre nosotros" (Jn 1, 14). El misterio de la Encarnación de la Palabra de Dios fue preparado en el Antiguo Testamento, especialmente donde la Sabiduría divina se identifica con la Ley de Moisés. En efecto, la misma Sabiduría afirma: "El creador del universo me hizo plantar mi tienda, y me dijo: "Pon tu tienda en Jacob, entra en la heredad de Israel"" (Si 24, 8). En Jesucristo, la Ley de Dios se ha hecho testimonio vivo, escrita en el corazón de un hombre en el que, por la acción del Espíritu Santo, reside corporalmente toda la plenitud de la divinidad (cf. Col 2, 9).
Queridos amigos, esta es la verdadera razón de la esperanza de la humanidad: la historia tiene un sentido, porque en ella "habita" la Sabiduría de Dios. Sin embargo, el designio divino no se cumple automáticamente, porque es un proyecto de amor, y el amor genera libertad y pide libertad. Ciertamente, el reino de Dios viene, más aún, ya está presente en la historia y, gracias a la venida de Cristo, ya ha vencido a la fuerza negativa del maligno
Cada vez que el Señor quiere dar un paso adelante, junto con nosotros, hacia la "tierra prometida", llama primero a nuestro corazón; espera, por decirlo así, nuestro "sí", tanto en las pequeñas decisiones como en las grandes. (Benedicto XVI, Ángelus, domingo 3 de enero de 2010)

Reflexión

La encarnación del Verbo, no es sino el evento más grande sucedido en la historia. Es el acto de humildad y pobreza por excelencia; porque Él, siendo Dios, se anonadó haciéndose uno como nosotros, y Él, que era rico, se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza. Jesús nos ha mostrado la verdad sobre el amor: la caridad del que está dispuesto a olvidarse de sí mismo y buscar el bien del otro, de otro que –como nosotros– está necesitado de cosas materiales sí, pero más de amor. La caridad nunca será inactiva.

Propósito

El día de hoy buscaré hacer un acto de caridad oculto hacia una persona necesitada.

Diálogo con Cristo

Jesús, quiero ser como Tú, quiero vivir la caridad como Tú lo hiciste. Tu entrega hacia nosotros, hacia mí, me llena de ánimo y me da fuerzas para darme sin reservas a mis hermanos. Darles mi amor y enriquecerlos con mi amor. Enséñame a amar la santa caridad que prefiere hacerse pobre olvidándose de sí para colmar de amor a los demás.


"La contemplación del Verbo de Dios hecho hombre no nos descubre su gloria, sino que nos revela más bien su humildad y pobreza". (Pablo VI, Audiencia general, miércoles 11 de enero de 1978)

viernes, 30 de diciembre de 2011

Simeón




La
Profecía de Simeón Asocia a María al Destino Doloroso de su Hijo

Audiencia general de SS. Juan Pablo II
18 de diciembre de 1997.

1. Después de haber reconocido en Jesús la "luz para alumbrar a las naciones" (Lc2, 32), Simeón anuncia a María la gran prueba a la que está llamado el Mesías y le revela su participación en ese destino doloroso.

La referencia al sacrificio redentor, ausente en la Anunciación, ha impulsado a ver en el oráculo de Simeón casi un "segundo anuncio" (Redemptoris Mater, 16), que llevará a la Virgen a un entendimiento más profundo del misterio de su Hijo.

Simeón, que hasta ese momento se había dirigido a todos los presentes, bendiciendo en particular a José y María, ahora predice sólo a la Virgen que participará en el destino de su Hijo. inspirado por el Espíritu Santo, le anuncia: "Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción -¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones"(Lc 2, 34-35).

2. Estas palabras predicen un futuro de sufrimiento para el Mesías. En efecto, será el "signo de contradicción", destinado a encontrar una dura oposición en sus contemporáneos. Pero Simeón une al sufrimiento de Cristo la visión del alma de María atravesada por la espada, asociando de ese modo a la Madre al destino doloroso de su Hijo.

Así, el santo anciano, a la vez que pone de relieve la creciente hostilidad que va a encontrar el Mesías, subraya las repercusiones que esa hostilidad tendrá en el corazón de la Madre. Ese sufrimiento materno llegará al culmen en la pasión, cuando se unirá a su Hijo en el sacrificio redentor."¡Y a ti misma una espada te atravesará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones." (Lc 2, 34-35)

Las palabras de Simeón, pronunciadas después de una alusión a los primeros cantos del Siervo del Señor (cf. Is 42, 6; 49, 6), citados en Lc 2, 32, nos hacen pensar en la profecía del Siervo paciente (cf. Is 52, 13 - 53, 12), el cual, "molido por nuestros pecados" (Is 53, 5), se ofrece "a sí mismo en expiación" (Is 53, 10) mediante un sacrificio personal y espiritual, que supera con mucho los antiguos sacrificios rituales. Podemos advertir aquí que la profecía de Simeón permite vislumbrar en el futuro sufrimiento de María una semejanza notable con el futuro doloroso del "Siervo".

3. María y José manifiestan su admiración cuando Simeón proclama a Jesús "luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel" (Lc 2, 32). María, en cambio, ante la profecía de la espada que le atravesará el alma, no dice nada. Acoge en silencio, al igual que José, esas palabras misteriosas que hacen presagiar una prueba muy dolorosa y expresan el significado más auténtico de la presentación de Jesús en el templo.

En efecto, según el plan divino, el sacrificio ofrecido entonces de "un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley" (Lc 2, 24) era un preludio del sacrificio de Jesús, "manso y humilde de corazón" (Mt 11, 29); en él se haría la verdadera "presentación" (cf. Lc 2, 22), que asociaría a la Madre a su Hijo en la obra de la redención.

4. Después de la profecía de Simeón se produce el encuentro con la profetisa Ana que también" alababa a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén" (Lc 2, 38). La fe y la sabiduría profética de la anciana que, "sirviendo a Dios noche y día" (Lc 2, 37), mantiene viva con ayunos y oraciones la espera del Mesías, dan a la Sagrada Familia un nuevo impulso a poner su esperanza en el Dios de Israel. En un momento tan particular, María y José seguramente consideraron el comportamiento de Ana como un signo del Señor, un mensaje de fe iluminada y de servicio perseverante.

A partir de la profecía de Simeón, María une de modo intenso y misterioso su vida a la misión dolorosa de Cristo: se convertirá en la fiel cooperadora de su Hijo para la salvación del género humano.

Favores singulares prometidos por Jesús a los devotos de los Dolores del Corazón Traspasado de María Santísima

Innumerables son las gracias que ha prometido Jesucristo a los devotos de los dolores del corazón traspasado de María:

•Los que se encomiendan a la Madre de Dios, recordando sus dolores, alcanzarán antes de morir, la gracia de hacer verdadera penitencia de todos sus pecados.

•Jesús los consolará en sus tribulaciones, señaladamente en las angustias de la muerte.

•Jesús imprimirá en sus almas la memoria de su Pasión, y que en el cielo les dará merecida recompensa.

•Jesús los pondrá en manos de María para que disponga de ellos según su beneplácito y les otorgue las gracias que mas necesitan.

Oración al Corazón Doloroso y Traspasado de María

¡Oh afligida Madre mía! Ya que en la persona de San Juan nos acogisteis como tus hijos al pie de la Cruz, a costa de dolores tan acerbos, intercede por nosotros y alcánzanos las gracias que te pedimos. Alcánzanos, sobre todo, oh tierna y compasiva Madre, la gracias de vivir y perseverar siempre en el servicio de tu Hijo amantísimo, a fin de que merezcamos alabarle eternamente en la gloria. Amen

Simeón

Simeón fue un hombre anciano a quien Dios le dijo que veria a Jesus antes de morir. Simeón tambien era un profeta de Dios.


Lectura de la Biblia:

El cántico de Simeón

25 He aquí, había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre era justo y piadoso; esperaba la consolación de Israel, y el Espíritu Santo estaba sobre él. 26 A él le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes que viera al Cristo del Señor. 27 Movido por el Espíritu, entró en el templo; y cuando los padres trajeron al niño Jesús para hacer con él conforme a la costumbre de la ley, 28 Simeón le tomó en sus brazos y bendijo a Dios diciendo:

29 -Ahora, Soberano Señor,

despide a tu siervo en paz

conforme a tu palabra;

30 porque mis ojos han visto tu salvación

31 que has preparado en presencia de todos los pueblos:

32 luz para revelación de las naciones

y gloria de tu pueblo Israel.

33 Su padre y su madre se maravillaban de las cosas que se decían de él.

34 Y Simeón los bendijo y dijo a María su madre: -He aquí, éste es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel y para señal que será contradicha,

35 para que sean descubiertos los pensamientos de muchos corazones. Y una espada traspasará tu misma alma.
Lucas 2:25-35



El Cireneo ayuda a Jesús a llevar la cruz





VÍA CRUCIS ESCUELA VENECIANA – S. XVIII
CATEDRAL PADUA

QUINTA ESTACIÓN

V /. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R /. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Lectura Evangelio según San Mateo 27, 32; 16, 24

Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a que llevara la cruz.

Jesús había dicho a sus discípulos: «El que quiera venir conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga».


MEDITACIÓN

Simón de Cirene, de camino hacia casa volviendo del trabajo, se encuentra casualmente con aquella triste comitiva de condenados, un espectáculo quizás habitual para él. Los soldados usan su derecho de coacción y cargan al robusto campesino con la cruz. ¡Qué enojo debe haber sentido al verse improvisamente implicado en el destino de aquellos condenados! Hace lo que debe hacer, ciertamente con mucha repugnancia. El evangelista Marcos menciona también a sus hijos, seguramente conocidos como cristianos, como miembros de aquella comunidad (Mc 15, 21). Del encuentro involuntario ha brotado la fe. Acompañando a Jesús y compartiendo el peso de la cruz, el Cireneo comprendió que era una gracia poder caminar junto a este Crucificado y socorrerlo. El misterio de Jesús sufriente y mudo le llegado al corazón. Jesús, cuyo amor divino es lo único que podía y puede redimir a toda la humanidad, quiere que compartamos su cruz para completar lo que aún falta a sus padecimientos (Col 1, 24). Cada vez que nos acercamos con bondad a quien sufre, a quien es perseguido o está indefenso, compartiendo su sufrimiento, ayudamos a llevar la misma cruz de Jesús. Y así alcanzamos la salvación y podemos contribuir a la salvación del mundo.


ORACIÓN

Señor, a Simón de Cirene le has abierto los ojos y el corazón, dándole, al compartir la cruz, la gracia de la fe. Ayúdanos a socorrer a nuestro prójimo que sufre, aunque esto contraste con nuestros proyectos y nuestras simpatías. Danos la gracia de reconocer como un don el poder compartir la cruz de los otros y experimentar que así caminamos contigo. Danos la gracia de reconocer con gozo que, precisamente compartiendo tu sufrimiento y los sufrimientos de este mundo, nos hacemos servidores de la salvación, y que así podemos ayudar a construir tu cuerpo, la Iglesia.

Todos:

Pater noster, qui es in cælis:
sanctificetur nomen tuum;
adveniat regnum tuum;
fiat voluntas tua, sicut in cælo, et in terra.
Panem nostrum cotidianum da nobis hodie;
et dimitte nobis debita nostra,
sicut et nos dimittimus debitoribus nostris;
et ne nos inducas in tentationem;
sed libera nos a malo.

Quis est homo qui non fleret,
matrem Christi si videret
in tanto supplicio?


VIDEO Quinta estación:

El Cireneo ayuda a Jesús


Propósitos para el Año Nuevo






Ofrecemos una lista de 12 propuestas que pueden ayudarte a definir tus propósitos para el año que comienza.

Es costumbre al fenecer el año, revisar nuestra vida y plantearnos metas y propósitos para el Año Nuevo. Muchos se esfuerzan por realmente cumplir y vivir según los propósitos trazados. Otros tantos -los más- suelen quedarse en el camino. Sus buenos propósitos se quedaron tan solo en buenas intenciones. Pero alguien dice por ahí -y quizás diga bien- que de buenas intenciones, está empedrado el camino del infierno.

Los hijos de Dios debemos ser hombres y mujeres de palabra. Jesús nos enseñó a decir “Sí” cuando sea sí, y a decir “No” cuando sea no. En esta línea, es preciso al definir nuestros propósitos para el año que comienza, tomárnoslos en serio. Y hacer de ellos un verdadero compromiso.

Hay quienes optan por plantearse propósitos materiales: nuevo auto, el viaje jamás realizado, una casa más grande, un mayor sueldo. Esto está bien si es que estos objetivos no se definen como una mera meta -lo cual sería simplemente materialista- sino más bien como medios para algo más importante, como dar un mayor bienestar a la familia.

Unos más, prefieren definir propósitos que les ayuden a ser mejores personas. En esta línea, lectora, lector querido, quisiera compartir contigo una lista de 12 propósitos que pueden ayudarnos a ser sobre todo, mejores cristianos. Se trata de hacer ciertas cosas y dejar de hacer otras. También de asumir ciertas actitudes y dejar de lado otras tantas.

1. Acercarnos más a Dios. Es innegable que de esto se desprende todo lo demás. Incluso el éxito al lograr cumplir con el resto de nuestros objetivos depende en gran medida de la cercanía a Dios. Pues sin Cristo, nada podemos hacer. Es importante aumentar nuestro tiempo de oración y participar de manera más conciente en los sacramentos. También bendecir siempre nuestros alimentos sea quien sea nuestro comensal. Además, en el 2012 iniciará el “Año de la Fe” proclamado por el Papa Benedicto XVI, de tal suerte que resulta imprescindible acercarnos más a Dios a fin de aumentar nuestra fe y vivir en plenitud este año santo.

2. Confiar más en Dios. Muchos se frustran porque Dios no les habla. ¿Quieres escuchar a Dios? Abre tu empolvada Biblia y léela. Te garantizo que si lo haces con la frecuencia debida -es decir, diario- escucharas de Dios las palabras que necesitas. No le exijas ni demandes favores, pídele todo pidiendo siempre que se haga su voluntad, pues Él sabe cuándo, cómo y en qué medida. Y al tener frente a ti las oportunidades que necesitas, acéptalas. Deja de cuestionar cada oportunidad, quedarte inmóvil y dejar de actuar. Dios te ayuda, pero necesita de tu parte. Dios te inspira, pero necesita de tu inteligencia. Dios te cuida, pero necesita tu confianza. Este año confía más en Dios, acepta lo que te envía y actúa en consecuencia.

3. Dejar de Murmurar y de ver la Paja en Ojo Ajeno. Es increíble lo rápida que es nuestra lengua para desatarse y correr cual caballo desbocado en contra de alguien más. Y lo peor es que muchas veces murmuramos en contra de alguien según nosotros en aras de la justicia divina: porque éste peca mucho, porque ésta gasta mucho dinero, porque este otro es muy sucio y descuidado, porque esta otra es una chismosa, porque este va a misa pero se pelea con todos al salir y entrar en su automóvil, porque esta otra también va a misa pero se queda dormida... La lista es inacabable. ¿Qué tal como propósito de este año dejar de murmurar y mejor mirar a nuestro interior cada vez que algo nos parece mal? Porque es un hecho irrefutable que casi siempre que nos disgusta algo que vemos que otro hace, ¡es porque en el fondo nos disguta que nosotros hacemos lo mismo! Por eso advertía Jesús que es fácil ver paja en el ojo ajeno y no la viga que se lleva en el propio. Hagámonos el propósito de que al sentir la tentación de murmurar, cerrar la boca, ver a nuestro interior y en justicia decidir qué actitud debemos nosotros mismos cambiar, qué debemos dejar de hacer o que debemos comenzar a hacer.

4. Ser Portadores de Ayuda y Generadores de Cambio. Es fácil criticar lo que no nos gusta. Pero eso rara vez sirve de algo. A lo largo de este año, hagámonos el firme propósito de que cada vez que algo nos parezca malo, pensemos cómo ayudar para corregirlo o cambiarlo y actuemos en consecuencia. Si nada podemos hacer, mejor no estorbemos. Igualmente, seamos solícitos para ayudar a todo aquél que lo necesita.

5. Dejar de Ofendernos por Todo y de Pelear contra Todos. Jesús declaró bienaventurados a los mansos, porque heredarán la tierra. La mansedumbre es una virtud que nos ayuda a dejar de lado la violencia. Cuántas personas se ofenden por la forma en que los saluda el empleado de una tienda. Cuántos más se indignan porque el mesero no los vio al pasar frente a ellos. Cuántos estallan porque el conductor de adelante no va más de prisa. Cuántos se encolerizan porque su hija no guardó el cepillo y el espejo. Y en consecuencia agreden, gritan, insultan, ofenden, se vengan, toman represalias y lo peor, ¡se amargan la vida y se la amargan a los demás! “¡¿Y cómo no me voy a enojar?!” es su típica justificación. Pero esa actitud no es digna de un hijo de Dios. Este año hagámonos el propósito de evitar pleitos y riñas. Desarrollemos mejor la virtud de la mansedumbre. Además de vivir en paz con los demás, seremos bienaventurados y heredaremos la tierra que el Señor nos tiene prometida.

6. Desarrollar la Pulcritud. Esto a muchos les cuesta trabajo. Pero es necesario reconocer que no podemos comprender el concepto de un “alma limpia” si no somos capaces de vestir una camisa limpia. El desaliño no es virtud, es por el contrario, un vicio terrible. No hay que confundir no ser vanidosos con ser sucios y desaliñados. Ir despeinados, con la ropa sucia y arrugada no es propio de un hijo de Dios. Porque nuestro cuerpo es un templo vivo del Espíritu Santo. Y ese templo debe siempre ser digno, tanto en su interior como en su exterior.

7. Ser más Laboriosos. Sobre todo a los laicos, Dios nos ha confiado el orden de la creación. Debemos trabajar para hacer del mundo que Dios nos ha regalado, uno mejor. Debemos también trabajar para crecer como personas, en talento y dignidad. Para el hijo de Dios, es inaceptable el trabajo a medias, entregado tarde o mal hecho. El hijo de Dios debe poner su sello en todas sus obras. Este año propongámonos hacer nuestro trabajo con pasión y calidad, recordando siempre cuando Dios puso en manos de Adán el Paraíso que había creado.

8. Ser Limpios de Corazón. Jesús prometió que los limpios de corazón verán a Dios. Sin embargo, los programas de TV cada vez más vulgares, las conversaciones con amigos y compañeros de trabajo cargados de palabras soeces, los chistes en doble sentido son fuertes barreras para mantener limpio el corazón. Este año que comienza, comprometámonos a mantener una diversión sana, conversaciones en la línea del respeto y un humor blanco que siempre divierte sin ofender ni contrariar a nadie más.

9. Dar Más Tiempo a Nuestra Familia. Bien que lo sabemos. Pero bien que fingimos excusas para no cumplirlo. Necesitamos trabajar mil horas extras para pagar más horas de guardería y más maestros privados y más cursos de qué se yo para que nuestros hijos estén en un lugar seguro para poder trabajar más para tener más dinero para pagar más guarderías, maestros privados y cursos mientras trabajamos más... El ridículo torbellino que termina por destruir las familias mientras alguien escala peldaños y amasa fortunas. Basta ya. Este año fijemos bien nuestras prioridades: Dios, familia y trabajo. En ese orden. El resto, Dios nos lo dará por añadidura.

10. Disfrutar más la Vida que Dios nos Da. Ya basta de quejarnos de todo. Es suficiente de encontrarle peros a todo. Es hora de dejar de encontrarle a todo su lado malo. Acepta por el contrario con gozo todo lo que Dios te da, agradécelo y alaba al Señor por su bondad.
Encuentra la mano de Dios en todo lo que tienes. Mira a cuántos más les hace falta. Alaba a Dios por cada mañana, por la frescura del agua que corre en la ducha, por el desayuno que te da energía, por el sol que te calienta. Alábalo por la taza de café que te devuelve el buen ánimo, por la galleta dulce que lo acompaña, por quien te hace compañía mientras la bebes. Disfruta al “perder el tiempo” con tus hijos, pues son una de las mayores bendiciones que Dios te ha dado. Disfruta tus ratos de enfermedad, pues te dan tiempo para leer aquél libro pendiente y hasta para acercarte más a Dios. Que este sea uno de nuestros propósitos más firmes para este año. Pues así viviremos en paz, llenos de gozo y siendo infinitamente agradecidos a nuestro Dios.

11. Bajar de Peso. ¿Y por qué no? Este casi siempre es un propósito de Año Nuevo de casi todas las personas adultas. Y curiosamente, es el propósito menos cumplido. Sin embargo, para los hijos de Dios resulta importante porque bajar de peso va más allá que una cuestión de vanidad corporal. El exceso de peso en gran parte se debe al pecado capital de la gula. Y bajo esa óptica es que los cristianos debemos afrontar esta situación. Los pecados capitales se llaman así porque de ellos se desprenden muchos más hasta poner fuertemente en riesgo la integridad de la persona. Quien come demás, desarrolla usualmente otro pecado: la pereza, manifestada en la falta de ejercicio. El exceso al comer suele acompañarse en excesos al beber. Y tras las comidas, al fumar. La cadena puede no tener fin y los riesgos para la salud corporal e innegablemente para la salud del espíritu son muchos. Hagámonos pues el propósito para este año, de declara la guerra a la gula que nos ha esclavizado. Dejar atrás este pecado y mejorar la salud del cuerpo que Dios nos ha dado.

12. Ser Portadores de la Bendición de Dios. Las personas que necesitan de la bendición de Dios no precisan de un momento de éxtasis en que Jesús o la Virgen se les manifiesten y con su mano en la frente los bendigan. Necesitan más bien de cariño, de alguien que los escuche, de alguien que los ayude, de alguien que les dé trabajo, de alguien que les dé pan. Siendo hijos de Dios, hagámonos el propósito este año de ser portadores de las bendiciones de Dios para los demás: con nuestro tiempo, con nuestra ayuda, con nuestras manos, con nuestros labios y con nuestros bienes materiales.

Deseo que esta lista te ayude a definir tus propósitos para el año que comienza. Que Dios te bendiga y sostenga con su mano providente, bendiga todos tus sueños y te ayude a alcanzar cada una de tus metas.

¡Apasiónate por Nuestra Fe!

Escucha el audio

CARTA A UN ALMA DEPRIMIDA EN NAVIDAD.



Aprovecha esta fecha tan especial para compartir esta reflexión con alguna persona que tú conozcas, y que esté atravesando por alguna terrible depresión...
------------------------------------------
Dios se acuerda de todo lo que te ha sucedido; tiene presente el dolor y los sufrimientos por los que has pasado a lo largo de todo este año...
No creas que estás en el olvido, aunque así te sientas...
¡Dios no ignora cómo estás!
Tus circunstancias actuales están ante la presencia de Dios; precisamente por esas que atraviesas HOY, y que ahora te hacen llorar amargamente...
Dios no ignora, que lo que antes te pertenecía, ahora está en otras manos...
Dios no ignora, que lo que antes obtenías sin problemas, ahora te cuesta adquirir con dificultad y con muchos riesgos...
Dios no ignora, que los que antes estaban a tu favor, ahora los tienes en contra...
Dios no ignora, la causa y las consecuencias de tu dolor.
Dios no ignora que todo es una asolación total a tu alrededor.
¡Dios lo sabe!
Muchas situaciones que ahora vives, no han llegado así nomás. Bien sabes que muchas de ellas son consecuencias que propiciaste, y ahora no hay nadie quien te libre de esta pena...
Hace mucho tiempo que la alegría se ausentó de tu vida a pesar de saber que Dios es tu gozo...
¡El peso es demasiado fuerte!
Ya no lo soportas.
La tristeza y la incertidumbre es lo que ahora se perfila ante tus ojos...
No hay más que hacer...
Has llegado a comprender que únicamente Dios es quien te puede sacar de esta situación insoportable que ahora te esclaviza...
El mismo te hace la invitación:
Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.
Mateo 11:28
desahogaste ante Dios...
Dile todo cuanto hay en tu interior...
Abandónate en él, pues tendrá cuidado de ti...
Sigue el consejo que da el apóstol Pedro:
Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
1 Pedro 5:6-7
Reconoce en estos momentos tu necesidad extrema delante de Dios...
expresársela con libertad y sinceridad...
Dedica tiempo suficiente para hacerlo...
Dios con su poder, soberanía y misericordia, hará que las cosas sean, como eran al principio...
Hará que sea como antes que entraras a esta pesadilla que ahora no soportas...
Sigue ahora el consejo que Dios te ha dado en su Palabra y espera en sus promesas de bendición.
¡EL AÑO QUE VIENE SERA DIFERENTE!.
ORACION PARA EL FINAL DE AÑO
Alberto Linero Gómez
Señor, aquí estoy delante de ti, con todo lo que he vivido a lo largo de este año. Con mis alegrías y mis tristezas. Con las realizaciones de muchos de mis sueños y la frustración de haber visto fracasar otros tanto. Con la heridas causadas por las dificultades y los problemas, pero también con el recuerdo vivo de tus caricias a través de las buenas cosas.

Con la ausencia de seres que conocí y amé pero también con la sonrisa tierna de muchos nuevos bebés. Con mis debilidades, tentaciones y pecados, con mis fracasos y descuidos.

Claro que están en mí las fortalezas, las potencialidades y todas las cosas buenas que, gracias a Tu presencia, puede hacer. Si, Señor, aquí estoy tal cual como soy sin máscaras o apariencias.

Aquí estoy para darte gracias por todo lo que viví en este año, por las situaciones de bendición que pude experimentar, por los triunfos, las sonrisas que pude esbozar, por todo lo que me diste y que pude gozar a plenitud.

Gracias por todo lo que he vivido por Ti y para Ti. Sé que has estado presente en cada situación de mi existencia, sé que me has mirado cuando mis ojos cerrados se negaban a verte, se que me has cargado cuando mis piernas se doblaban y no me permitían caminar, se que me haz hablado cuando la mudez de la tristeza no me hacía posible orar.

Te he sentido secarme las lágrimas en los momentos en que el dolor, la pobreza, los embates del mal, la frustración como dagas filosas destrozaban mi interior y me hacían llorar.

Te he visto acompañarme en los instantes en que la soledad era la única que se empeñaba en estar conmigo. Gracias, porque en muchos momentos no te vi ni te sentí, ni pude hablar contigo, ni te oré, pero Tú estabas allí a mi lado para protegerme y bendecirme.

Gracias por todo lo que he experimentado en este año de bendición, porque sé que todo, a pesar de que no lo entienda así, ha sido para mi bendición.

Señor, aquí donde estoy, quiero entregarte el año que llega, quiero abandonarme en tus manos para vivir en alegría, paz, amor, bondad y esperanza cada uno de los días del próximo año.

Señor, quiero en este momento pedirte que me bendigas, me llenes de tu felicidad, y de tu prosperidad, quiero vivir este próximo año como una muestra de tu amor por Ti, quiero alejar de mi mente cualquier pensamiento negativo, cualquier miedo , cualquier pesimismo, quiero decirte que te amo y que confío plenamente en ti.

Señor, sé que Tú no me dejarás en ningún momento del próximo año, por eso desde ya te entrego cada momento de dolor, de dificultad, de tristeza que tenga que vivir, sé Tu quien haga que pueda vencer cada obstáculo y me acerque a Ti, necesito tu protección, que seas mi escudo para que nada ni nadie me haga daño.

Necesito tu prosperidad, esto es, que mi trabajo y mis fuerzas se vean fructificados con los dones necesarios para vivir dignamente. Necesito tu salud para que mi condición débil y frágil se vea fortalecida y pueda ser testimonio de tu poder.

Necesito tu perdón por cada una de mis equivocaciones concientes. Señor, estoy seguro que el próximo año será un tiempo de gracia y de bendición. Hoy cuando agoniza este año quiero celebrar todo lo bueno que Tú me darás en el futuro inmediato.

Señor, quiero pedirte por las personas que están a mi alrededor, por los que amo y los que me aman, Señor, sé Tu su luz y su camino, su bendición y su protección. Pero también quiero pedirte por los que no me aman, para que tu Señor devuelvas bendiciones por cada deseo malo que tengan hacia mí, para que Tú se lo devuelvas en bien.,

Señor, Danos amor y paz a todos y haznos felices. Amén.

Cuán Grande es Dios






Cuando recuerdo el amor divino, que entregó a su hijo para salvarme a mi, quien sufrió y murió en una cruz, solo puedo agradecerle a Dios y decirle Cuan Grande Eres, Cuan Grande es tu Amor por mi. Gracias mi Dios.

Señor mi Dios 
al contemplar los cielos 
el firmamento y las estrellas mil

al oír tu voz en los potentes truenos 
y ver brillar el sol en su senir.

Mi corazón entona la canción 
Cuan grande es ,

cuan grande es Él.

Cuando recuerdo del amor divino

Que desde el el cielo al salvador envió

aquel Jesús que por salvarme vino 
y en una cruz sufrió por mi, murió.

Cuando mi Dios me llame a su presencia

Al dulce hogar al cielo de esplendor,

le adoraré cantando la grandeza de su poder 
y su infinito amor.

Diez pasos en un nuevo año

Reflexiones

Vamos a comenzar un nuevo año como un reto grande pero también como un regalo de bendición de Dios. Hoy, quizás te preguntas como puedes vivir de tal manera que al terminar este año puedas tener grandes alegrías y satisfacciones. He aquí 10 pasos que necesitas dar con firmeza si quieres finalizar este año con grandes satisfacciones:

Estos son mismos 10 pasos que Dios le pidió a Josué que diera cuando iba a poseer la tierra prometida. Un nuevo año es una tierra prometía.

JOSUÉ 1:1-10

1.- Escuche a Dios. 1:1.
Dios le dijo a Josué hijo de Nun, asistente de Moisés. Dios siempre habla, a través de su palabra, al corazón, a través de personas o de las circunstancias de la vida. Este atento a lo que Dios te dirá.

2.- Entierre el pasado. 1:2.
Mi siervo Moisés ha muerto. Por eso tú y todo este pueblo deberán prepararse para cruzar el río Jordán y entrar a la tierra que les daré a ustedes los israelitas. Moisés, representó para Moisés el pasado. Entierra tu pasado, no vivas más del ayer y prepárate a caminar en un nuevo año, sin estar llorando el ayer.

3.- Levántese y comience a andar. 1:3
Tal como le prometí a Moisés, yo les entregaré a ustedes todo lugar que toquen sus pies. Levántese, no se quede postrado donde estas. Lo que pises, se te dará, pero para eso hay que comenzar a andar.

4.- Conozca el cuadro completo. 1:4
Su territorio se extenderá desde el desierto hasta el Líbano, y desde el gran río Éufrates, territorio de los hititas, hasta el mar Mediterráneo, que se encuentra al oeste. No te quedes mirando un pedacito de tu vida. Mira todo lo que Dios ha hecho en ti y contempla el cuadro completo de tu vida.

5.- Practique la Presencia de Dios. 1:5
Durante todos los días de tu vida, nadie será capaz de enfrentarse a ti. Así como estuve con Moisés, también estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré. Recuerda, lo más importante en tu vida, es la presencia de Dios, disfrútala, gózala y vive en esa presencia.

6.- Párese en la Promesa. 1:6
Sé fuerte y valiente, porque tú harás que este pueblo herede la tierra que les prometí a sus antepasados. Dios te ha dado y te dará promesas, parate en ellas, porque las promesas de Dios son reales y se cumplen

7.- Practique la habilidad de ver directo hacía adelante. 1:7
Sólo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la *ley que mi siervo Moisés te mandó. No te apartes de ella para nada; sólo así tendrás éxito dondequiera que vayas. Recuerda, mira siempre hacía adelante y no te vayas ni a la izquierda ni a la derecha.

8.- Juegue de acuerdo a las reglas. 1:8
Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.
Las reglas de juego las marca la Palabra de Dios, vive en esos principios.

9- Muévase en fe y no en temor. 1:9
Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará donde quiera que vayas. Habrá cosas que te harán temblar, pero no temas, vive por fe.

10:- Tome una posición sobre las órdenes de Dios. 1:10
Entonces Josué dio la siguiente orden a los jefes del pueblo:
Vayan por todo el campamento y díganle al pueblo que prepare provisiones, porque dentro de tres días cruzará el río Jordán para tomar posesión del territorio que Dios el Señor le da como herencia. Mantén una posición firme en amar y obedecer a Dios. Y entonces tendrás

UN REAL FELIZ AÑO NUEVO.


Aunque ya, todavía no.
Videos Cristianos


Aunque parezcan oscuros los cielos que me rodean.
Aunque me asustan los campos que amarillentos se ven.
Aunque todavía no lo tengo y parece que se escapa.
A pesar de las tormentas, en Él aún esperaré.

Apocalipsis 4:11
Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste toda las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.